viernes, 17 de octubre de 2008

Tux se cuela en los Pc's


El pingüino de ‘Linux’ quiere colarse en el ordenador.
La llegada de una nueva categoría de dispositivos, los miniportátiles económicos pensados para conectarse a Internet, abre la puerta a este sistema operativo. Sin embargo, no tendrá fácil vencer la reticencia de los usuarios acostumbrados al ‘Windows’ de Microsoft.
Hace tan sólo un par de años, costaba imaginar que los grandes fabricantes de ordenadores –dejando aparte a Apple y su comunidad Macintosh– se atrevieran a vender equipos con un sistema operativo distinto al omnipresente Windows de Microsoft.
El sólido ecosistema creado alrededor de la W no parecía dejar resquicios para otros sistemas. Sin embargo, la aparición de una nueva categoría de equipos, los netbooks o pequeños portátiles de menos de 400 euros pensados para conectarse a Internet, han dado una oportunidad histórica al sistema operativo del pingüino, hasta ahora relegado a los ordenadores empresariales conocidos como servidores.
Aunque no le será fácil vencer la reticencia de unos usuarios que, mayoritariamente, no conciben la informática si no es a través de las ventanas del gigante de Redmond, la comunidad Linux nunca antes había tenido una oportunidad tan clara para llegar al consumidor.
Este sistema permite abaratar los costes de las máquinas por su condición de software libre. Además, consume menos recursos de procesador, almacenamiento y memoria que Windows, lo que encaja en las configuraciones de los miniportátiles. Estos nuevos equipos están diseñados para conectarse a Internet y para utilizar muy pocas aplicaciones que residan en el PC. El usuario puede encontrar en la red, por ejemplo, procesadores de texto, hojas de cálculo y capacidad de almacenamiento. En este sentido, el sistema operativo pierde protagonismo para dárselo al navegador, que se convierte en el corazón del equipo. De ahí, dicen sus defensores, que no sea necesario tener un sistema pesado como Windows.
“Linux ofrece estabilidad, solidez y ligereza. Son sistemas que arrancan de manera casi inmediata –algunas versiones en cinco segundos–, que no van disminuyendo sus prestaciones con el tiempo como típicamente ocurre con toda instalación Windows, donde puedes navegar por donde quieras porque carecen de casos de virus o spyware, y donde la interacción con el sistema operativo es mínima: prácticamente te limitas a usarlo para lanzar otros programas y, sobre todo, para ejecutar el navegador, en el que están la mayoría de las aplicaciones que usas”, explica Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa.

,,, leer el artículo completo

... ya no es una alternativa sino una opción.

Fuente: Expansión.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario